Videoconferencias / Comunicado de Nivel Medio

Estimadas familias

Hemos recibido en las últimos días y a raíz de la implementación de las videoconferencias, diferentes consultas desde las familias, los estudiantes y los docentes.
Cuando se decidió acceder a este dispositivo de clase virtual, la intención fue que los estudiantes, los profesores y los preceptores tuvieran un momento de encuentro y también que pudiera ser una instancia de consulta de dudas, de explicación, de resolución conjunta de actividades.
Sabemos que hay muchos que no tienen acceso a internet o que comparten dispositivos, por lo que nunca planteamos la obligatoriedad de las videoconferencias, cada uno de los mails que se enviaron y/o los llamados que hemos realizado de manera individual para responder consultas han sido aclarando que:
• No se toma asistencia, el control que se realiza al ingreso de los estudiantes es para corroborar que son los estudiantes del curso los que solicitan ser admitidos
• No es obligatorio y luego se sube el audio al classroom para los que no pudieron acceder
En la última semana hubo dos inconvenientes con un mismo curso, en el que los alumnos han burlado a un docente, con dibujos en la pantalla y cambiándose el nombre una vez dentro de la reunión con frases groseras y fuera de lugar.
El esfuerzo es de ambas partes, de ustedes como familias y de los docentes también y nos parece que las faltas de respeto, que siempre son inadecuadas, en momentos como los que estamos viviendo, nos parecen de extrema innecesariedad.
Se nos está dificultando identificar a los alumnos asistentes, puesto que no habilitan cámara y micrófono, entonces no puede saber el docente si está el alumno atendiendo a la clase, si es realmente el alumno el que está del otro lado del monitor, por lo que necesitamos establecer algunas reglas respecto de las videoconferencias:
• El ingreso debe ser con nombre y apellido
• Deben tener habilitada la cámara para que el docente corrobore que es el estudiante quien accede a las reuniones y un micrófono para poder interactuar con los participantes de la clase. Aquellos casos en los que los estudiantes no cuenten con cámara y/o micrófono, ponerse en contacto con el Equipo Directivo, para saber que esos casos puntuales acceden sin imagen y/o posibilidad de hablar en la clase.
• Deben estar sentados frente a la pc o al celular y mantener un comportamiento acorde al que se debe mantener en el aula presencial.
Más allá de dificultarse que se dicte la clase sin poder vernos y que en un momento de encuentro, aunque virtual, podamos ver al otro y escucharlo, es por una cuestión de seguridad de los estudiantes y del docente que lleva a cabo la reunión reconocer a los asistentes.
Otro inconveniente es la “poca seguridad” que sienten algunos estudiantes con la aplicación zoom y hemos recibido algunos mails de consultas. Respecto de este tema les aclaramos:
• Aunque suene reiterativo, la videoconferencia no es obligatoria
• Que la decisión de la participación es familiar
• Zoom fue la aplicación que nos permitió en lo inmediato tener la posibilidad de desarrollar clases virtuales.
No obstante, hemos seguido averiguando para ver que otras alternativas teníamos. Junto con la implementación del classroom, nuestro encargado del área informática comenzó las averiguaciones sobre la plataforma empresarial de Google GSUITE. Si bien es paga, podría existir la posibilidad de que con fines educativos la plataforma sea gratuita. Se hicieron los trámites correspondientes y estamos a la espera de una respuesta. De todos modos, si llegara a ser afirmativa esa respuesta se debe crear un usuario individual por cada persona que utilice la plataforma, es decir entre docentes y alumnos, alrededor de 1500 usuarios, por lo que tampoco su utilización sería de manera inmediata.
Sin embargo, debido a las medidas de emergencia Sanitaria, Google ha liberado desde el día 04 de mayo y hasta el 30 de septiembre la aplicación de videoconferencias de meet, con la posibilidad de participación de hasta 100 usuarios. La única dificultad que nos plantea, es que esta versión libre no permite grabar la clase, por lo que no podría luego subirse al classroom.
De esta manera, los docentes tienen la posibilidad de llevar a cabo sus clases a través de zoom y/o meet, según sus posibilidades y lo que vayan evaluando del resultado de las videoconferencias junto con los alumnos.
La decisión de participación o no participación de las videoconferencias es una decisión familiar, reiteramos que no son obligatorias y que se establecen como un momento de encuentro entre el docente y los estudiantes y para eso es necesario saber quiénes están participando y establecer un marco mínimo de comportamiento.
Insistimos en que no es obligatorio que participen, pero si lo hacen, aquellos que cuenten con la autorización de sus padres, deben cumplir con las pautas establecidas. Lo que si reviste carácter de obligatoriedad es la cumplimentación de la totalidad de actividades que se plantean en los classroom de cada asignatura
Atentamente, Equipo Directivo de Nivel Secundario